Científicas que han cambiado el mundo

Hipatia de Alejandría, Marie Curie, Rita Levi-Montalcini o Margarita Salas son algunas de las protagonistas en código femenino que la ciencia nos ha regalado a lo largo de la historia. Aquí hacemos un recorrido con aquellas que gracias a su trabajo contribuyeron a cambiar el mundo. Con toda la humildad, en Ethicameat queremos tributarlas porque la evolución es un camino que no entiende de sexos.

Hipatia de Alejandría fue una filósofa y matemática griega que ejerció de profesora en la Biblioteca de Alejandría, siendo conocida por sus aportaciones al campo de la geometría, la astronomía y el álgebra entre otras disciplinas. Algunas de sus aportaciones en forma de corrección de teorías y teoremas resultaron cruciales para el desarrollo de la ciencia; además, también tuvo éxito como inventora de diversos instrumentos como el aerómetro, un aparato que se usa para medir las propiedades físicas del aire u otros gases; el astrolabio plano; un hidroscopio para medir la presencia y el nivel del agua y un hidrómetro graduado de latón para determinar el peso específico de los líquidos, entre otros. Su muerte a manos de fanáticos truncó una vida dedicada a la ciencia.

Maria Salomea Skłodowska-Curie fue la primera mujer en ganar el Premio Nobel (de Física en 1903 junto a su marido Pierre Curie y a Henri Becquerel) y la primera persona en recibir dos premios Nobel en distintas especialidades —Física y Química (ya en solitario en 1911). También fue la primera mujer en ocupar una cátedra en la Universidad de la Sorbona, París. Pionera en el campo de la radioactividad, que acabaría tristemente con su vida con tan sólo 66 años. Además de ser la descubridora de dos nuevos elementos, el polonio y el radio, Curie fue la autora de los primeros estudios sobre el fenómeno de la radiactividad y de diversas técnicas para el aislamiento de isótopos. También bajo su dirección se llevaron a cabo los primeros estudios en el tratamiento de neoplasias con isótopos radiactivos. Aportaciones cruciales para el futuro de la ciencia.

Margarita Salas ha sido un referente de la investigación en España y nos ha dejado un legado incalculable. Discípula de Severo Ochoa, Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1959, sus aportaciones a la ciencia en el campo de la bioquímica y de la biología molecular resultaron claves a la hora de expandir las pruebas de ADN a campos como la medicina forense, la oncología o la arqueología. Mediante el descubrimiento de la ADN polimerasa Phi29, una enzima muy importante por su capacidad para producir copias genéticas de forma precisa partiendo de rastros escasos, Salas desarrolló una técnica capaz de multiplicar de forma sencilla el ADN a partir de pequeñas muestras, sin duda un gran paso para la biología molecular que se ha convertido en la patente más rentable del CSIC, demostrando que ciencia y beneficios pueden ir de la mano. Sus aportaciones al mundo de la ciencia la convirtieron en 2007 en la primera mujer española que ingresó en la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos. Además, Salas también ingresó en la European Molecular Biology Organization, la Academia Europea, la American Academy of Microbiology y la American Academy of Arts and Sciences. Fue galardonada con la Medalla Echegaray de la Real de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, la mayor distinción científica de España.

Mercedes Vila, cofundadora de Ethicameat.

Rita Levi-Montalcini fue una neurobióloga italiana galardonada con el premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1986, compartido con Stanley Cohen, por sus descubrimientos de los factores de crecimiento.Graduada en 1936 en medicina y cirugía con el grado de Summa Cum Laude, fue expulsada de la Universidad de Turín a consecuencia de las leyes antisemitas en 1943.Tras la Segunda Guerra Mundial volvió a Turín y retomó su trabajo en la Universidad, hasta que la invitación del bioquímico y zoólogo Viktor Hamburger para investigar en la Universidad Washington de Saint Louis, Missouri, cambió el rumbo de su vida en 1947. En suelo estadounidense continuó con la investigación que había comenzado durante la guerra en un precario laboratorio montado en su habitación: los factores de crecimiento del tejido nervioso en el embrión de pollo, lo que le valdría el Premio Nobel en 1986 y la Medalla Nacional de la Ciencia, máximo reconocimiento de la comunidad científica estadounidense, en 1987. De vuelta a Italia, fue directora del Instituto de Biología Celular del Consejo Nacional Italiano de Investigación en Roma, donde falleció a los 103 años de edad.

Cuatro mentes brillantes, grandes científicas que con su trabajo han contribuido a mejorar la vida de miles de millones de personas.

Y con toda la humildad, nosotros queremos mencionar a nuestra propia científica en Ethicameat, que sobresale en un mundo que cada vez menos pertenece al género masculino. Mercedes Vila Juárez es nuestra alma mater, la científica que ha demostrado que se puede producir carne de forma respetuosa con los animales y el medio ambiente. Nuestra cofundadora es la responsable de impulsar Biotech Foods, el primer proyecto empresarial español en producir carne cultivada. Doctora suma cum laude en Física de Materiales por la Universidad Autónoma de Madrid, ha centrado su carrera en las posibilidades que la ingeniería de tejidos ofrece en numerosos campos, entre ellos, la alimentación. En 2010 fue galardonada con el Premio L’ORÉAL-UNESCO “For Women in Science” por su labor investigadora. Su pasión por el medio ambiente ha sido determinante a la hora de escoger su profesión, una vocación caracterizada por su compromiso ecologista que ha visto en la carne cultivada la culminación de un sueño.

Cinco descubrimientos que han cambiado el curso de la historia.

Recommended Posts