Bienestar animal, un compromiso irrenunciable

Cuando ponemos el foco en un futuro sostenible, en un progreso apoyado en energías renovables y alternativas de consumo respetuosas con el medio ambiente, lo estamos haciendo a su vez en el bienestar animal. La protección de los animales es uno de los compromisos irrenunciables presentes también en el proyecto de Ethicameat.

La Unión Europea cuenta desde 2017 con la Plataforma sobre Bienestar Animal, un ente que reúne a 75 representantes de ONG, científicos, Estados miembros, países del Espacio Económico Europeo (EEE), organizaciones internacionales y la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria). Con el objetivo de intercambiar experiencias y contribuir a mejorar el bienestar de los animales, esta ‘plataforma’ trata de promover el diálogo entre las autoridades competentes, las empresas, la sociedad civil y la comunidad científica.

Y es que el bienestar animal es un asunto que preocupa y mucho a los ciudadanos. Ya en la encuesta del Eurobarómetro de 2016, una mayoría absoluta de los europeos consideraba muy importante el bienestar animal y manifestaba su deseo de mejorar su protección. Una sensibilidad reforzada en el último informe de consulta a los ciudadanos de la Unión Europea (UE) sobre las prioridades futuras. Los resultados recogidos en este documento sitúan el bienestar animal casi al mismo nivel que la lucha contra el cambio climático o los impuestos, es tan importante como la libertad de expresión y más relevante que combatir la corrupción para los ciudadanos europeos.

El respeto por la biodiversidad, la preservación de los recursos naturales, la mejora de la investigación y la tecnología y la reducción del transporte de animales vivos son las principales acciones que la UE debería priorizar, según los ciudadanos españoles encuestados.

Innovación comprometida con el respeto animal

Proceso de producción de la carne cultivada de Ethicameat.

Sois muchos los que nos preguntáis por el proceso de obtención de la muestra de tejido animal que permite la elaboración de la carne cultivada. Desde nuestro empeño por la innovación hay algo a lo que no renunciamos en Ethicameat: soluciones que contribuyan a mejorar, entre otras cosas, el respeto por los animales a los que tanto debemos en el ámbito de la investigación científica.

La realización de esa pequeña biopsia que permite obtener las células, que después se cultivarán y se convertirán en carne, se realiza bajo condiciones de máximas garantías y seguridad para el animal. Algo que contribuye a su vez a elevar las condiciones de seguridad alimentaria del producto final.

Al igual que la medicina regenerativa es clave para muchos tratamientos médicos de distinta naturaleza, gracias a la obtención de muestras de tejido sin dañar en absoluto el órgano o zona del cuerpo humano del que se obtienen, la producción de carne cultivada no causa daño alguno a los animales. En el campo de la carne cultivada se puede desarrollar, de igual modo, un órgano vivo a partir de células de músculo animal. Es más, nos encontramos ante una técnica biotecnológica pionera que, frente a la ganadería industrial, aporta un valor hasta ahora inimaginable: la posibilidad de incorporar en nuestra alimentación el alto contenido proteínico de la carne animal sin necesidad de recurrir a su sacrificio. Para hacernos una idea, de las células extraídas de un cerdo en un año se puede producir la cantidad de carne equivalente a la obtenida de 400 cerdos.

A los animales les debemos mucho. Nos preocupa su cuidado y su vida, como también el del planeta y el de las personas. Así se produce nuestra carne cultivada. Se trata de un concepto nuevo y comprometido que en un futuro muy próximo va a permitirnos disfrutar de la carne sin sacrificios. Algo impensable hasta hace poco y que, gracias una vez más a la investigación científica, puede contribuir a mejorar la calidad de vida de muchos animales que a día de hoy sufren las malas prácticas que se llevan a cabo en algunos mataderos y grandes explotaciones industriales.

Recommended Posts