MEAT FOR ALL

El contador está en marcha. El consumidor tendrá en los próximos años una alternativa cárnica de procedencia animal, saludable, sostenible y nutritiva con sabor español. ¿Te atreves a probar el futuro? Estos son sus beneficios…

Real

100% animal. Nuestra carne es de origen totalmente animal. A partir de una muestra de tejido animal, obtenida de forma indolora, sus células proliferan en un entorno biológico controlado por el ser humano, de forma idéntica a cómo lo harían en el cuerpo de un animal. No hay modificación genética.

Saludable

Benditas proteínas. Las necesitamos para una dieta saludable. Ethicameat posee un alto contenido proteínico de origen animal, con un 0% de contenido graso, lo que contribuye a reducir la obesidad y otros problemas de salud como el colesterol. Estamos ante una carne magra saludable y óptima para el consumo de toda la familia.

Sostenible

Tenemos la responsabilidad de hacer algo. La cría de ganado consume el 25% de agua dulce y de territorio del planeta y representa el 15% de los gases de efecto invernadero. Nuestra forma de producción consume un 99% menos de tierra, un 75% menos agua y genera un 90% menos de emisiones que otro producto cárnico similar actual.

Sabroso

Sabrosa y nutritiva. La carne cultivada comparte las principales propiedades nutritivas de la carne animal y se procesa después en mil formas diferentes para el consumo como lonchas de jamón, nuggets o albóndigas. Esta carne alimenta como las otras, es sabrosa como las otras y tiene conciencia social, tiene un concepto nuevo: es Ethicameat.

Seguro

Ethicameat se desarrolla en un entorno biológico 100% seguro, sin contenido de antibióticos, tan extendidos en la ganadería industrial. Además, al estar en un entorno biológico libre de cualquier tipo de virus, se trata de una carne libre de cualquier epidemia alimentaria.

Empático

A los animales les debemos mucho. Nos preocupa su cuidado y su vida. Como también el del planeta y el de las personas. Así se produce nuestra carne. Es un concepto nuevo: disfrutar la carne sin sacrificios. La diferencia con la tradicional es que las células extraídas de un cerdo pueden producir lo mismo que 400 cerdos en un año.