Las proteínas alternativas ganan espacio en las aulas

Uno de los propósitos del mundo académico es ir un paso por delante de la sociedad. El acceso al conocimiento en el entorno universitario es un importante motor de cambio donde, casi siempre, comienza a definirse el futuro que está por venir. Por ello, es una buena noticia que los estudios especializados en proteínas alternativas como la carne cultivada estén ganando espacio en los campus internacionales.

La biotecnología es, por varias razones, una de las disciplinas científicas puestas en valor debido al contexto de emergencia climática y reciente pandemia del coronavirus. Detrás de las vacunas desarrolladas frente al SARS-CoV-2 hay mucha ciencia, pero sobre todo mucha biotecnología.

Hasta el inicio del siglo XXI, los avances más relevantes en el sector biotecnológico se han dado en el campo de la ingeniería genética y la medicina. Pero más allá del campo sanitario, su desarrollo se extiende a otras disciplinas relevantes como la ingeniería agroalimentaria. Es aquí donde la biotecnología representa un instrumento de gran valor para, por ejemplo, aumentar la capacidad productiva y de suministro de alimentos, uno de los mayores retos a los que se enfrenta nuestro sistema alimentario global.

La aplicación de la biotecnología en el ecosistema de la agroalimentación permite mejorar y crear alimentos más saludables, libres de grasas y elevar a su vez la seguridad alimentaria, al no haber exposición a patógenos. Además, y atendiendo al necesario ahorro de recursos naturales, el desarrollo de proteínas alternativas tiene un impacto medioambiental mucho menor al de otros alimentos tradicionales.    

En este contexto de puesta en valor de la biotecnología y con la mirada en el nuevo curso académico contemplamos con optimismo que la comida del futuro y las proteínas alternativas, como la carne cultivada, ganan terreno en los campus universitarios. El estudio de las ‘Alt-Protein’ es un hecho en las aulas y al mismo tiempo la industria ‘agrofoodtech’ es un ecosistema creciente que demanda perfiles profesionales cada vez más especializados en ‘Future Foods’.

Universidad Tecnológica de Nanyang (Singapur)

Durante el año académico 2021-2022 que comienza, los estudiantes de la Universidad Tecnológica de Nanyang (NTU), en Singapur, podrán cursar una asignatura dedicada a explorar nuevas alternativas a la carne. Bajo la denominación «Alimentos del futuro – Introducción a las alternativas cárnicas avanzadas», el curso está abierto a los estudiantes de tercer y cuarto año de las licenciaturas en ciencias e ingeniería y será coordinado por el profesor William Chen, que dirige el Programa de ‘Ciencia y Tecnología de los Alimentos’ de la NTU. Se trata del primer curso universitario sobre alimentos del futuro activado en la región de Asia- Pacífico.

En colaboración con el Good Food Institute (GFI), la asignatura optativa pretende ofrecer a los estudiantes una visión general de los tres pilares principales de la industria de las proteínas alternativas: tecnologías vegetales, de cultivo y de fermentación. Los estudiantes llevarán a cabo un proyecto de investigación que aborde un reto real al que se enfrenta la industria de las proteínas alternativas en la actualidad. El plan de estudios abordará también la sostenibilidad de las proteínas alternativas y cómo la industria puede contribuir a la seguridad alimentaria mundial y a  combatir el cambio climático.

Universidad de Wageningen (Países Bajos)

Un grupo de estudiantes de posgrado de la Universidad de Wageningen (WUR), un reconocido centro de tecnología alimentaria de los Países Bajos, empezaron a preguntarse por qué no había una asignatura oficial que diera una buena visión general de esta transformación de las proteínas que estamos viendo o, como bien lo denominan, la transición proteica alternativa. Ahora, gracias a su trabajo, y con el apoyo del Dr. Guido Sala, profesor de Física y Química Física de los Alimentos de la WUR, pronto habrá un módulo especializado.

Dentro de las proteínas alternativas, la asignatura pretende formar a los estudiantes sobre las soluciones basadas en plantas, las carnes basadas en células, las tecnologías basadas en la fermentación e incluso las proteínas de insectos.

Estos son solo algunos ejemplos de las primeras asignaturas oficiales centradas en proteínas alternativas que se están poniendo en marcha en el entorno universitario, lo que confirma que la concienciación y el interés por los alimentos del futuro ¡no ha hecho nada más que empezar!

Recommended Posts