Sostenibilidad en casa, una tendencia en auge

sostenibilidad medioambiental

La sostenibilidad medioambiental es una de las tendencias en auge de los últimos años. Los recientes avances hacia un consumo sostenible, responsable con el medioambiente, han tenido una gran acogida en una sociedad que se preocupa por el impacto que generan en el medio los productos que compra.

La prohibición de utilizar plásticos de un solo uso en toda la Unión Europea a partir del año 2021 es la confirmación de que la tendencia hacia formas más sostenibles de consumo es mucho más que una moda,  es un camino sólo de ida para los ciudadanos de todo el mundo. Desde Ethicameat queremos sumarnos a la lucha contra el cambio climático y analizar nuestra capacidad como consumidores para reducir, reciclar y reutilizar nuestras posesiones. Porque con sencillos hábitos al alcance de todos podemos contribuir a que el consumo sostenible sea la clave de nuestra lista de la compra.

La reducción del consumo de energía en nuestros hogares es el primer paso hacia una vida más sostenible, con menos emisiones de gases de efecto invernadero. En este sentido, el primer paso sería centrarnos en el consumo eléctrico con medidas como la sustitución de las bombillas de la vivienda por unas de tecnología LED, ya que este tipo de lámparas no contiene elementos tóxicos en su composición y necesitan muy poca electricidad para generar luz. También podemos hacer uso de la decoración para generar menos electricidad, decantándonos por tonos claros en paredes y elementos decorativos, ya que la luminosidad del exterior tiende a reflejarse en ellos, convirtiendo nuestro hogar en un acogedor espacio que potencie la iluminación natural. La utilización de la domótica y la elección de electrodomésticos eficientes también tienen implicaciones ecológicas en nuestra vida diaria. Así, la programación de determinadas actividades tales como la calefacción, la limpieza robótica de la casa o el lavado de la ropa suponen una manera eficiente de enfrentarse a las tareas del hogar, por no hablar del ahorro que logramos con la reducción de tiempos que la tecnología nos brinda gracias a estas nuevas funcionalidades.

Consumo responsable, la elección de un consumidor informado

El consumo responsable es la otra gran pata de nuestro viaje hacia la sostenibilidad medioambiental. La reducción, reutilización  y reciclaje de nuestros consumibles, así como la inclusión de hábitos de consumo donde la sostenibilidad sea el requisito fundamental, conforman un panorama de futuro donde la lista de la compra es el resultado de necesidades reales y no de deseos de última hora. La vuelta a la compra a granel es una de las más recientes tendencias en materia de consumo responsable, y numerosos son sus simpatizantes. Las ventajas son claras, al comprar sólo lo necesario, se reduce el desperdicio alimentario y el envoltorio de los alimentos, que generalmente suele ser de plástico. Además, supone una vuelta  a un modelo de consumo de cercanía, apostando por el producto de temporada y por el consumo de proximidad, donde retomamos el contacto con pequeños comercios y agricultores.

Frenar el alto nivel de consumismo instalado en el seno de nuestra sociedad es uno de los retos a los que nos enfrentamos como ciudadanos de un mundo cuyos recursos naturales se encuentran al borde de la extenuación. La alta demanda de recursos naturales como el algodón y otras fibras, así como de agua para la producción textil, es un claro ejemplo de producción insostenible en un mundo que demanda un cambio de actitud a sus habitantes. Si tenemos en cuenta que tan sólo la producción de una simple camiseta de algodón necesita 2.700 litros de agua, descubriremos que tras la industria del ‘fast fashion’, que produce cerca de 100.000 millones de prendas de ropa cada año, se esconde una realidad escalofriante en términos ecológicos. Debido a la inviabilidad del sistema actual, por motivos ecológicos y éticos, han surgido determinados movimientos como el denominado ‘slow fashion’, una filosofía de consumo responsable en el ámbito textil que trata de concienciar sobre el impacto de nuestra ropa en el medioambiente al tiempo que aboga por la utilización de prendas biodegradables y producidas siguiendo criterios éticos y ecológicos.

Cada vez son más las personas que toman conciencia del problema de la escasez de recursos y del cambio climático, produciéndose un cambio en sus procesos de compra. Unos procesos de compra que van volviéndose más sostenibles gracias a las innumerables opciones ya a nuestro alcance y otras que están por llegar, como la próxima salida al mercado de Ethicameat, una carne sostenible de origen animal que revolucionará nuestra manera de entender la alimentación. El concepto de aldea global nunca estuvo mejor representado. Gracias a este movimiento de consumo sostenible la opción de llevar una vida ‘eco-responsable’ ¡es posible!

Recommended Posts