Apps para informarnos de qué comemos y cómo hacerlo más sano

¿Eres de los que se detienen a leer con detalle las etiquetas de los alimentos? o… ¿no llegas a ese nivel pero sí te gusta saber algo más de los productos que metes en tu cesta? Entonces seguro que has oído hablar o ya utilizas alguna de las aplicaciones móviles que están marcando tendencia entre los consumidores amigos de lo saludable. ¡Vamos a ver cómo funcionan algunas de las más populares!

Existe una preocupación cada vez mayor por llevar una alimentación sana, pero una de las dificultades que nos encontramos en el camino es entender el significado de las etiquetas de los productos, ya que resulta, en la mayoría de las ocasiones, imposible para el consumidor común. Aquí está el origen del desarrollo de estas aplicaciones móviles cuya misión es facilitarnos una información exhaustiva de la composición de los productos antes de comprarlos y ayudarnos así a elegir aquellos más saludables.

Yuka, ElCoco y MyRealFood son tres de las más populares en nuestro país. Si bien asociaciones de consumidores como Facua o la OCU advierten que no se trata de fuentes de información infalibles, casi nadie duda de su utilidad a la hora de ‘traducir’ a un lenguaje bastante entendible las imposibles listas de componentes y tecnicismos que conforman  los etiquetados de los productos. Lo hacen principalmente a través de una puntuación o una escala de colores fácilmente interpretable, que va de: malo, mediocre, bueno a excelente.

El relato de cómo las conociste podría ser este: Cada vez que ibas al supermercado te llamaba la atención el número creciente de personas que, móvil en mano, escaneaban el código de barras del producto que tenían frente a sí o sostenían en su mano… como si fuesen empleados del propio establecimiento.  Hasta que un día, aquel amigo tan ‘trend’ (que todos tenemos) te despejó la incógnita: “¿De verdad me estás diciendo que no conoces esta app??? Pues ya te la estás descargando porque no sabes lo que te estás perdiendo”. Y así empezó todo… De los primeros ‘escaneos’ por mera curiosidad y para saber exactamente qué es lo que había cautivado a tu amigo, pasaste a recomendarlo a familiares y conocidos. Tener la máxima información nutricional de absolutamente todos los productos de tu lista de la compra se convirtió en un hábito indispensable de tu momento ‘compra’.

Yuka: valoración de alimentos, bebidas y productos cosméticos. Se basa en tres criterios: el 60% corresponde a la calidad nutricional según el índice internacional Nutriscore, el 30% a la presencia de aditivos, y el 10% a la dimensión orgánica. El sistema de puntuación de los cosméticos se basa en el análisis de todos los ingredientes que entran en la composición de un producto. Cuando la valoración de un producto escaneado es negativa, la aplicación propone una alternativa de otro producto de las mismas características incluido en su base de datos.

El CoCo: lectura de etiquetas de comestibles y bebidas basado en los sistemas Nova y Nutriscore. Nova clasifica los productos en cuatro grupos en función su grado de procesamiento: desde el color verde (1) para los alimentos no procesados, hasta el rojo (4) para los ultraprocesados. La medición se completa con Nutriscore, que estima la calidad nutricional del producto en función de los nutrientes que contiene. El resultado es un semáforo de 5 colores y letras, desde A (verde oscuro) para indicar una excelente calidad nutricional hasta la E (rojo), para aquellos productos de muy mala calidad.

MyRealFood: valoración solo de productos alimenticios. La app analiza la lista de ingredientes y la información nutricional e indica si es un buen procesado o si es un ultraprocesado. Aporta además información sobre las calorías que tiene, grasas, carbohidratos, proteínas, azúcares, sal, aditivos… y también propone alternativas entre productos de la misma categoría. 

Hacia una alimentación más saludable

Si bien como señalan los estudios realizados por las organizaciones de consumidores este tipo de apps tienen algunos defectos y su información no puede tomarse al pie de la letra, ya que en ningún caso pueden sustituir a profesionales de la nutrición que estudian caso por caso las dietas más adecuadas a nuestras circunstancias particulares, toda la información que recopilemos de los alimentos que consumimos es un acto de responsabilidad.

Y es que uno de los objetivos de Ethicameat es que la innovación alimentaria gracias a la cual la carne cultivada será muy pronto una realidad en el mercado, sirva también para impulsar una alimentación mucho más saludable. La obtención de proteínas de alto valor biológico sin necesidad de sacrificio animal y consumiendo muchos menos recursos naturales va a permitir tener a nuestra disposición nuevos productos de origen animal de gran valor nutricional, más saludables y sostenibles.