Activismo por la sostenibilidad alimentaria entre las ‘celebritries’

Cada vez son más los famosos que se suman al activismo por la sostenibilidad alimentaria. Sobre todo a la reducción del consumo de carne y la protección del medio ambiente y de los animales. Desde el piloto de Fórmula 1 Lewis Hamilton hasta el actor Robert Downey Jr., que incluso ha invertido en una empresa de proteína alternativa. La tenista Serena Williams, las actrices Natalie Portman, Alicia Silverstone y Clara Lago…  

La joven activista Greta Thunberg no está sola. A su afirmación de que “comer carne no es sostenible» son cada vez más los personajes de relevancia pública internacional que, desde distintos ámbitos como el deporte, el espectáculo y la cultura, se suman de forma comprometida.

Atlast Food, una empresa de proteínas alternativas, ha recaudado 40 millones de dólares de inversores como el actor norteamericano Robert Downey Jr (conocido por Ally McBeal, Iron Man o The Avengers, entre otras producciones). La compañía pretende construir la mayor granja del mundo de micelio aéreo, un tipo de raíz de hongo que es el ingrediente clave de su bacon. La empresa trata de perfeccionar alternativas cárnicas vegetales que igualen la textura y el sabor de filetes y lonchas de beicon tradicionales y tiene planes de expandirse a nuevos mercados, como Europa y Asia.

El piloto británico de Fórmula 1 Lewis Hamilton ha hecho recientemente un llamamiento a sus seguidores en el que les insta a abandonar la carne. El campeón de automovilismo, que habitualmente utiliza su plataforma para promover causas en favor de los derechos de los animales, compartió en una historia de su Instagram un artículo de la BBC que relata las experiencias traumáticas vividas por una extrabajadora de un matadero de Reino Unido. «En el Reino Unido se matan 100 millones de animales al mes», recordó el deportista. «Por favor, dejad de comer carne, tenemos que acabar con esta horrible atrocidad», añadió. No es la primera vez que Hamilton trata de concienciar sobre la situación de los animales en los mataderos. Ya en 2019, el piloto publicó imágenes de una vaca siendo golpeada repetidamente en la cabeza con un hacha.

La actriz española Clara Lago decidió hacerse vegana en 2017 por “conciencia ecológica”, tras comprobar la enorme huella ambiental que provoca nuestro consumo de carne. Con este objetivo creó además la Fundación Ochotumbao, junto al también actor y presentador Dani Rovira, que tiene por objetivo apoyar proyectos dirigidos a mejorar la vida de las personas más desfavorecidas, la conservación del medio ambiente y la defensa de los animales. Desde entonces, la protagonista de ‘Ocho apellidos vascos’, ‘Primos’ y ‘Ocho apellidos catalanes’ se ha mostrado firmemente activa en la  protección de los animales y de la naturaleza en su conjunto, participando en múltiples campañas públicas en esta línea. Para tomar conciencia del impacto que tiene nuestra dieta en el planeta, la actriz aconseja ver los documentales ‘Cowspiracy’, ‘What the Health’ o ‘Seaspiracy’. Eso sí, su principal recomendación es que eliminemos o, al menos, reduzcamos la ingesta de pescado, carne y lácteos.

Por su parte, la tenista norteamericana Serena Williams ha reconocido en varias ocasiones que fue la maternidad, el nacimiento de su hija Olympia, lo que le llevó a acercarse a la dieta vegana y a adoptarla para siempre. Williams dice que, además del consumo de carne y otros alimentos de origen animal, también eliminó el azúcar de su régimen alimenticio.

La ‘celeb’ Alicia Silverstone abandonó el consumo de productos cárnicos a los 21 años “por ética y amor a los animales”. Autora del libro de recetas veganas The Kind Diet, Silverstone opina que “la agricultura animal es responsable de más de la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero y es la principal causa de deforestación, pérdida de biodiversidad y contaminación del agua”. Su conciencia ambientalista y el cómo nuestras decisiones personales pueden afectar el planeta son valores en los que, asegura, trata de educar a su hijo, dándole ejemplos prácticos de cómo cuidar el medio ambiente.

De sobra conocido es el activismo en varios ámbitos de Natalie Portman. La actriz y psicóloga de origen israelí suele hacer alusión en sus discursos de concienciación ambiental a que “la explotación industrial de animales provoca la mayor parte de la contaminación del aire y el agua del planeta”.

Las proteínas alternativas como la carne cultivada en la que trabaja BioTech Foods pretenden dar respuesta a estas grandes motivaciones que llevan cada vez a más personas a limitar o eliminar el consumo de carne tradicional de sus dietas. Un producto rico en proteínas, 100% natural, con un 0% de contenido en grasa, que evita el sacrificio animal y que puede contribuir a frenar un problema mundial: la insostenibilidad del sistema alimentario actual.

‘Veganuary’ o cómo aceptar el desafío de no comer carne animal durante un mes

El efecto que la alimentación tradicional tiene en nuestro entorno y la búsqueda de alternativas nos preocupa, ¡y mucho! El movimiento internacional ‘Veganuary’ lleva desde 2014 invitando a personas de todo el mundo a probar la dieta vegana y asumir un desafío: al menos durante el mes de enero (o cualquier otro del calendario) no consumir carne ni ningún otro producto de origen animal. Más de medio millón de personas han aceptado el reto este 2021.

Por tu salud, por el medio ambiente, por los animales… desde la asociación sin ánimo de lucro británica Veganuary nos dicen que “cualquier motivo es bueno” para unirte a su reto. El movimiento no se limita a impulsar la presencia de más alimentos veganos en el mercado, mediante el trabajo conjunto con grandes distribuidores, sino que trata de que personas de cualquier opción alimentaria ‘prueben’ la experiencia de prescindir durante cuatro semanas de productos de origen animal. 

En la línea de otras iniciativas como el ‘Meat Free Monday’ promovido por la familia McCartney o el Meatless Monday, Veganuary (combinación de las palabras ‘vegan’ y ‘January’, que significa enero en inglés) ha llegado ya a 192 países, con más de 1.000.000 participantes desde su creación hace seis años y con un récord absoluto en esta última convocatoria en la que más de 500.000 personas han respaldado la iniciativa a través de su web. En enero de 2021 se ha duplicado el número de personas que se comprometieron a ser veganos en enero de 2019.

A pesar de que cada cual tiene sus motivaciones particulares para probar los beneficios de un cambio de hábitos alimentarios y evitar temporalmente el consumo de productos de origen animal, desde Veganuary destacan que los 3 motivos de peso más comunes son los siguientes:

Medio ambiente: el vínculo entre lo que comemos y el daño que le hace al planeta está científicamente demostrado. La ganadería nos proporciona el 18% de nuestras calorías y es responsable del 60% de la emisión de gas invernadero en la agricultura. La agricultura animal contribuye a la desforestación, debido al espacio requerido para pastos o cultivo de alimento de los animales. La ganadería es también responsable de gran parte de la contaminación del aire, tierra y agua, incluyendo el aumento de zonas muertas en los océanos.

Salud: Muchas personas prueban el veganismo por un mes porque quieren ver si mejora su salud. El testimonio de muchos de los que se han unido a Veganuary así lo demuestra, ya que han reportado significativas mejoras en su salud durante los primeros 31 días, desde dormir mejor hasta mejorar su digestión o tener la piel más clara. El 98% de las personas que han respondido a las encuestas de Veganuary aseguran que recomendarían la experiencia.

Bienestar animal: probar el veganismo es para muchos hacer algo eficaz frente al sufrimiento animal. La vida para muchos animales (aves, cerdos, vacas, ovejas…) en una granja industrial es un entorno de hacinamiento en el que no llegan a sentir el sol, el aire o la tierra.

El gran desafío de la carne cultivada

Al igual que este tipo de movimientos sociales que promueven cambios hacia la sostenibilidad de nuestra alimentación, la carne cultivada es uno de los grandes desafíos alimentarios de nuestra era por los múltiples beneficios que puede aportar a todos los niveles. La carne cultivada integra seguridad alimentaria, bienestar animal y sostenibilidad en un producto único dirigido a todo tipo de consumidores. A través del cultivo de células musculares animales obtenidas mediante biopsia, se logra evitar el sufrimiento y sacrificio animal y reducir enormemente el consumo de recursos naturales.

En Ethicameat trabajamos desde 2017 en base a estos mismos pilares: reducción del impacto ambiental de la ganadería industrial a través del mejor aprovechamiento de los recursos naturales; mejora de la seguridad alimentaria para proteger nuestra salud y respeto a los derechos de los animales. Por ello estamos convencidos de que la llegada al mercado de la carne cultivada marcará un antes y un después en nuestro modo de alimentarnos. El universo #culturedmeat dará respuesta a esa preocupación creciente que tenemos por el impacto que genera lo que comemos en el planeta.