Ventajas de la agricultura celular

Agricultura celular

En un planeta al borde de la sobreexplotación de sus recursos naturales, el surgimiento de la agricultura celular, una disciplina basada en el cultivo de tejidos animales, supone uno de los avances científicos más importantes de los últimos años. En Ethicameat analizamos sus ventajas.

La agricultura celular es la última gran innovación en el ámbito alimentario destinada a reducir el espectacular incremento de consumo de recursos naturales en un planeta en emergencia climática. A las necesidades de una población en constante crecimiento se le unen determinadas consideraciones éticas que a día de hoy cuestionan el sufrimiento animal como método alimentario de base.

En la búsqueda de una alternativa ética al consumo de alimentos de origen animal, la biotecnología se ha posicionado como una herramienta real a través de la agricultura celular. Esta técnica, aún en fase de experimentación, supone un avance histórico en la dependencia de la humanidad de la alimentación basada en el sacrificio animal, una práctica que a día de hoy cuenta con el rechazo de una gran parte de la población. Pero ¿cuáles son las ventajas de esta técnica?

La agricultura celular, ventajas de una disciplina en expansión

La agricultura celular es una innovadora disciplina basada en el cultivo de tejidos animales destinados al consumo humano. Gracias a un proceso único de extracción y crecimiento de las células de un animal sin la necesidad de criarlo o de sacrificarlo, obtenemos un producto alimentario de origen 100% natural, reduciendo con ello su impacto en el medio.

Esta técnica supone el punto y final a la dependencia existente entre población animal y oferta alimentaria, significando la disminución de los recursos naturales necesarios para abastecer a la población actual. En este sentido, no podemos olvidar que uno de los mayores contribuidores al cambio climático es la ganadería intensiva, responsable del 25% del consumo total de tierra y agua del planeta y del 15% de gases de efecto invernadero. Con el surgimiento de la agricultura celular disponemos de todas las ventajas de los alimentos de origen animal en cuanto a nutrientes, sin los inconvenientes medioambientales derivados de tal práctica. Según el informe de Kristopher Gasteratos,’ 90 Reasons to Consider Cellular Agriculture’, la agricultura celular reduciría un 99% el consumo de tierra respecto a la ganadería vacuna, un 82% en el caso de la ganadería porcina o un 66% frente a la ganadería avícola. Con respecto al consumo de agua, la reducción se sitúa en torno al 94% y en el caso de la emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI), la cifra global estaría un 76% por debajo de la producción alimentaria tradicional.

La reducción del consumo de tierra, agua y emisión de GEI no es la única ventaja de esta nueva agricultura basada en el cultivo celular, ya que la disminución de la ganadería intensiva también supondría una menor deforestación de los bosques, al poder prescindir de grandes áreas de cultivos destinados a los pastos.

Pero la agricultura celular no sólo aporta un beneficio ecológico, sino también a la hora de abordar los problemas de salud pública derivados del consumo de alimentos de origen animal. Así, el cultivo celular permite disminuir la gran mayoría de riesgos sanitarios relativos al consumo de carne animal, como la contaminación patógena o fecal, el riesgo de infección por botulismo o determinados brotes de zoonosis como la gripe porcina y aviar. En un mundo amenazado por el coronavirus, la agricultura celular podría convertirse en la solución a este tipo de pandemias.

Alimentación sostenible y ¿ética?

Junto a los ámbitos ecológico y sanitario, la agricultura celular transmite otros valores  éticos muy importantes en la sociedad de nuestros días. La eliminación del sacrificio animal supone un paso primordial en la configuración de una nueva ética mundial.

Además del maltrato animal, el actual sistema de producción alimentaria presenta otras realidades muy cuestionables como la explotación laboral que determinadas prácticas agrícolas y ganaderas suponen para los países menos desarrollados. Los cambios que introduce la agricultura celular pueden contribuir positivamente a transformar este modelo y erradicar estas malas prácticas.

Desde Ethicameat creemos que sólo desde una ética global compartida nuestra civilización puede avanzar hacia un mundo más justo y sostenible. Por eso trabajamos desde el primer día para ofrecer a los consumidores una alternativa de origen animal obtenida gracias a la agricultura celular. Porque para nosotros, lo más importante de este viaje es el cambio de mentalidad que la ciencia pone a nuestro alcance para reforzar nuestros valores. Y eso no tiene precio.

Recommended Posts