Emprendedoras TIC o cómo transformar el mundo en un lugar mejor

Mercedes Vila, co-fundadora y CTA de BioTech Foods, empresa matriz de Ethicameat, ha sido una de las emprendedoras españolas entrevistadas por Innovadoras TIC, programa de la Fundación Cibervoluntarios cuyo objetivo es promover y visibilizar la capacidad de emprendimiento e innovación de la mujer en el ecosistema de las nuevas tecnologías. Sus reflexiones forman parte de una publicación que pretende servir de inspiración y referente.

Dice Yolanda Rueda, fundadora y presidenta de Cibervoluntarios, en el prólogo del libro ‘Innovadoras TIC. Mujeres referentes del siglo XXI’ que: “Si hay algo que no deja de sorprender es que todas, de una forma u otra, tienen en su idea de emprendimiento un interés común por transformar el mundo en un lugar mejor”. Se refiere a las 13 innovadoras de referencia que este 2020 protagonizan la publicación: Ana Belén Rodríguez (¿Me llevas?); Ana Isabel González e Isabel Martín (Hand to Hand Apparel); Andrea Barber (Rated Power); Camino Montañés (Vivirtual); Elena Santos (Chica Geek); Gisela Vaquero (Women in Games España); Helena Torras (inversora tecnológica); Idoia Ochoa (innovadora en biotecnología y biomedicina); María López (Bitbrain); Mercedes Iborra (VisualNAcert); Sandra Ortonobes (La Hiperactina) y Teresa Arroyo (innovadora en neurociencia). A ellas se une Mercedes Vila, cofundadora de BioTech Foods.

Perseverancia, resiliencia, creatividad, flexibilidad, saber escuchar y adelantarse a los problemas son algunas de las cualidades de este grupo de innovadoras españolas que destacan desde la Fundación Cibervoluntarios. “Aunque sus empresas, proyectos, ideas y trayectorias vitales son muy diferentes hay muchos puntos de conexión: todas han decidido en un momento de sus vidas llevar a cabo una idea que tenían en la cabeza y luchar con todos los medios a su alcance para conseguir que sea realidad. Y no han parado hasta conseguirlo”, prosigue Rueda.

Nuevas tecnologías para el cambio social

Las nuevas tecnologías han tenido un protagonismo especial en las trayectorias profesionales de todas ellas. De alguna u otra manera, cada una de las historias relatadas en este libro pone de relieve el uso de las TIC como herramienta de cambio y transformación social. Bien a la hora de poner en marcha una iniciativa, para interactuar con los usuarios, como ayuda para medir, para tejer redes colaborativas, testear una idea/producto sin mucha inversión… Este grupo de ‘innovadoras referentes del siglo XXI’ coincide en que las nuevas tecnologías han contribuido a consolidar muchos proyectos que, de otra manera, hubiera sido muy complicado sacar adelante.

El libro ‘Innovadoras TIC’ es ese tipo de lectura que, construida alrededor de testimonios cercanos, permite hacerse a la idea de cómo nace una idea brillante y el intenso camino que conlleva su desarrollo y puesta en marcha.

“Emprender es un camino fascinante”

Y es que a la exigente carrera científica, Mercedes Vila ha añadido otra dedicación casi o igual de laboriosa: la del emprendimiento. “Un paso muy importante y decisivo fue pasar de la academia a la industria para poder materializar de manera más directa los desarrollos innovadores”, señala, al tiempo que reconoce que “emprender es un camino fascinante, pero al igual que la investigación, en determinados momentos es una carrera de obstáculos que exige mucha constancia y sacrificio del que, por supuesto, se aprende mucho”.

La idea de contribuir a la lucha contra el cambio climático fue una de las motivaciones que llevaron a Mercedes Vila a crear BioTech Foods en 2017, ya que además de la ciencia, le interesan y preocupan el medio ambiente y la sostenibilidad. “La emergencia climática en la que nos encontramos precisa de alternativas a la sobre-explotación de los recursos naturales, y para ello tenemos que buscar respuestas en la ciencia”, recuerda siempre que puede.

Al igual que el resto de mujeres que comparten páginas con ella, a través de la agricultura celular y su proyecto de producción de carne cultivada también pretende transformar el mundo en un lugar mejor. Así, uno de los objetivos de BioTech Foods es precisamente dar respuesta a un problema global: la insostenibilidad de la ganadería intensiva actual ante una población mundial creciente cuya demanda de consumo de proteínas de origen animal se ha disparado en los últimos años. De esa necesidad surge Biotech Foods.

La carne cultivada y sus beneficios para la sociedad

Ethicameat, la carne cultivada de BioTech Foods, “es una alternativa sostenible al alto coste de vidas animales y recursos naturales necesarios para cubrir la demanda imparable de proteínas de alto valor biológico”, explica Mercedes Vila. Se trata de una carne que respeta el bienestar animal, que reduce el impacto ambiental y libre de pandemias, ya que “los animales de los que extraemos las muestras se encuentran en perfecto estado de salud y a lo largo del proceso no están expuestos ni a virus ni a bacterias”, recalca.

En este sentido, la co-fundadora de BioTech Foods tiene claro el enorme valor que la investigación científica tiene en la sociedad: “La ciencia contribuye una vez más a elevar los niveles de seguridad alimentaria y proteger nuestra salud como consumidores”, de ahí su dedicación más inmediata, centrada en lograr el escalado que facilite pronto la llegada de Ethicameat a la cesta de la compra.

El futuro de la alimentación y las proteínas alternativas

La obtención de proteínas bajo técnicas alternativas a las que conocemos es un asunto de interés global, ya que de ello depende el poder garantizar la alimentación mundial de las próximas décadas bajo criterios de sostenibilidad y protección del medio ambiente. El ecosistema de proyectos innovadores en todo el mundo es cada vez mayor: desde productos vegetales o a base de algas marinas hasta carne cultivada de origen animal sin sacrificio, como la de Ethicameat.

La población mundial rozará los 10.000 millones de habitantes a mediados de este siglo y los sistemas de abastecimiento alimentario deberán alinearse al máximo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Erradicar el hambre y la inseguridad alimentaria, así como lograr una gestión sostenible de la agricultura y de los recursos naturales, es un pilar central en la Agenda 2030 marcada por Naciones Unidas.

Ante este desafío es comprensible que el ecosistema de las empresas y proyectos innovadores relacionados con las proteínas alternativas en todo el mundo sea cada vez mayor. En The Protein Directory tienen localizadas cerca de 350 startups que ya trabajan en la llamada ‘alimentación del futuro’ y entre las que se encuentra BioTech Foods, la empresa matriz de Ethicameat. El objetivo de esta especie de directorio de la innovación alimentaria es crear una gran comunidad y conectar a todas las nuevas empresas y negocios de proteínas alternativas activos en cualquier lugar del mundo para favorecer el intercambio de conocimiento y las inversiones en este tipo de investigaciones.

Además de desempeñar un papel clave en el desarrollo de este ‘ecosistema de proteínas alternativas’, desde The Protein Directory se pretende evaluar el potencial de estas nuevas empresas y favorecer el establecimiento de acuerdos, inversiones y corporaciones que posibiliten la viabilidad de sus proyectos.

Y es que la industria agroalimentaria invierte cada vez más en el desarrollo de ese tipo de productos porque es consciente de que el futuro pasa por la reconversión hacia un sistema de abastecimiento alimentario más eficiente. Según el último informe de AgFunder Agri-FoodTech Investing Report 2019, las startups de foodtech o agrotech recaudaron el año pasado 19.800 millones de dólares, con la formalización de más de 1.800 acuerdos.

¿Y cuáles son las opciones de este ‘ecosistema emprendedor de las proteínas alternativas? Pues actualmente son varias y muy diversas:  Concentrado de proteínas de alta calidad a partir de algas marinas cultivadas en el océano; carne hecha con ingredientes 100% vegetales, como soja o guisante, proteína de insectos… o carne cultivada de origen 100% animal que no requiere sacrificio, son algunas de las principales opciones.

Y en España sí existen proyectos pioneros de este tipo. Ethicameat es uno de ellos, el primero que trabaja en el escalado de carne cultivada de porcino natural, de alto contenido proteínico, y sin antibióticos.

La ‘naturaleza’ de la carne cultivada

Como explica la CTO y cofundadora de Ethicameat, Mercedes Vila, a pesar de los nombres que se le puedan dar, como carne de laboratorio o carne sintética, el proceso de la carne cultivada es “igual de natural que el que se realiza con las bacterias para fabricar yogures o con las levaduras para crear las cervezas”.

La carne cultivada sí es carne real, ya que si miramos el producto a través de un microscopio, se observan las mismas células que en el animal del que se ha extraído el tejido original. Y ocurre lo mismo si nos fijamos en el ADN. Es por ello que los productos finales, por el momento preparados de carne tipo salchichas, hamburguesas o albóndigas, tendrán una textura y sabor iguales a los que conocemos actualmente.

El ‘ahorro’ medioambiental de los futuros productos

Por otro lado, los consumidores estamos cada vez más informados y preocupados por la salud, la sostenibilidad, la ecología y la proximidad de los alimentos que consumimos. Las proteínas alternativas tienen mucho que aportar también en este terreno, ya que a una carne sabrosa y con aporte proteico saludable, hay que añadir otra ventaja: el ahorro en agua, terreno y emisiones que supone frente a los métodos industriales tradicionales.

En el caso de Ethicameat: un 99% menos de tierra, un 75% menos agua y un 90% menos de emisiones que otro producto cárnico similar actual. Nos encontramos ante una emergencia alimentaria y ambiental en la que nuevas propuestas como la carne cultivada son una opción de futuro.

Progreso tecnológico comprometido con el medio ambiente

Las novedades en materia de ciencia y tecnología que están llegando al mercado en la actualidad comparten un componente ético muy importante: la toma de conciencia sobre sostenibilidad ambiental por parte de sus creadores como base para la innovación. Se trata de un cambio imprescindible en nuestra manera de encarar el progreso tecnológico, dada la emergencia climática que vivimos.

Las nuevas generaciones de líderes que están llevando a cabo este cambio ya no se conforman con triunfar tanto profesional como personalmente, sino que persiguen la mejora de las condiciones actuales de vida del conjunto de la sociedad. En ese sentido y desde muy diversos ámbitos, estos innovadores han abrazado con su compromiso una nueva filosofía para las generaciones futuras que de algún modo pone en el centro la sostenibilidad. Gracias a esta tendencia que combina tecnología y compromiso ecológico el futuro deja de parecernos tan gris. Repasemos algunas de estas ‘revoluciones tecnológicas’ de la era actual:

Mundo ‘techie’ y conexión en red, la clave del éxito

Mark Zuckerberg soñaba con la idea de una ‘aldea global’ donde las fronteras no fueran una barrera a la comunicación. Desde pequeño le interesaron las ciencias y los estudios clásicos, pero no fue hasta su llegada a la Universidad de Harvard donde comenzó a desarrollar programas informáticos relacionados con la interacción social como “CourseMatch” o “Facemash”, con el objetivo de crear un directorio virtual de los estudiantes del campus universitario, la base sobre la que se asienta Facebook, un invento que cambiaría la manera de entender las relaciones interpersonales. En 2004 se produjo el lanzamiento de la red social, cuyo enorme éxito alentó a Zuckerberg a cogerse un año sabático en sus estudios para dedicarlo por entero a la red, que por aquel entonces ya contaba con un millón de usuarios. A día de hoy Facebook cuenta con más de 2.400 millones de usuarios en todo el mundo, convirtiéndose en la red social con mayor número de seguidores, y a su creador, Zuckerberg, en el CEO más joven del mundo en incorporarse en 2013 a la exclusiva lista Fortune 500. A su éxito como empresario habría que añadirle su carácter filantrópico, y es que desde 2010, Zuckerberg ha colaborado con diversas causas humanitarias como la educación, la lucha contra el ébola o múltiples iniciativas medioambientales.

Drew Houston era en 2006 un recién graduado en ciencias informáticas por el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) que tuvo la mala suerte de dejarse su memoria USB con todos sus archivos en casa y con ella, la posibilidad de poder avanzar en su trabajo en un largo viaje en bus. De este inconveniente surgió una idea innovadora que ha supuesto la revolución del mundo digital en nuestra era: Dropbox, uno de los mayores servicios de alojamiento de archivos multiplataforma en la nube. Junto a su socio Arash Ferdowsi, un estudiante de ingeniería informática del MIT que abandonó las clases para construir con él el proyecto, Houston lanzó Dropbox en 2008. La plataforma cuenta hoy con 500 millones de usuarios registrados y supone la eliminación de las barreras físicas de acceso a la información, contribuyendo así al descenso de la contaminación originada por los desplazamientos a los lugares de trabajo.

Tecnología para limpiar océanos y atmósfera

Cada año se vierten al océano más de 13 millones de residuos plásticos en el mundo. Para contrarrestar esta contaminación silenciosa surgió la iniciativa The Ocean Cleanup, una fundación liderada por Boyan Slat que desarrolla tecnología para extraer residuos plásticos y evitar que sigan hundiéndose en las aguas de los océanos. Mediante un sistema flotante estabilizado se atrapan y recogen los residuos sólidos del mar para su posterior reciclado. Gracias a esta iniciativa que puso en marcha con tan sólo 18 años, Slat ha obtenido numerosos reconocimientos, entre ellos el mayor galardón ambiental de la ONU o el Premio al Joven Empresario de la Industria Marítima recibido de manos del Rey Harald de Noruega.

Para el profesor de Físicas Aplicadas David Keith, experto en ciencia climática, energía solar y políticas públicas, el cambio climático le llevó a involucrarse en la búsqueda de soluciones a la polución ambiental. Gracias al lanzamiento de su compañía Carbon Engineering, cuya tecnología es capaz de capturar el dióxido de carbono directamente de la atmósfera, fue reconocido por la revista Time como uno de los Héroes del Medioambiente en 2009.

La tecnología alimentaria de la ‘cultured meat’

Y por supuesto, junto a estas iniciativas ya consolidadas no podemos olvidarnos de Ethicameat y el avance medioambiental que supondrá la llegada de la carne cultivada al mercado alimentario. Mercedes Vila y su sueño de crear una carne sostenible obtenida sin sacrificio animal nos permitirán próximamente combatir el cambio climático desde nuestra cesta de la compra, con un producto que consume muchos menos recursos que la ganadería tradicional. Una vez desarrollada la tecnología y en fase ya de escalado, las inversiones para la producción de carne cultivada en el laboratorio se han duplicado cada año desde 2017, por lo que la revolución de la ‘cultured meat’ será una realidad antes de lo esperado.Una vez más, el progreso tecnológico comprometido con la sostenibilidad se abre paso.

Ciencia frente al covid-19

La crisis sanitaria provocada por la pandemia global del covid-19 nos ha obligado a detenernos de golpe ante varias realidades un tanto invisibles. Una de ellas ha sido la importancia de algunas profesiones que normalmente pasan desapercibidas para el conjunto de la sociedad pero que en contextos de emergencia se transforman en imprescindibles. 

Cada día, a las 20.00 horas, nos sumamos a ese aplauso colectivo de reconocimiento a todos aquellos profesionales que componen la primera línea de batalla frente  al coronavirus: sanitarios, trabajadores del sector de la alimentación y de la limpieza, transportistas y conjunto de empleados de la cadena de suministro que garantizan el abastecimiento de servicios básicos, fuerzas y cuerpos de seguridad, periodistas y técnicos que garantizan el derecho a la información y todas aquellas personas obligadas a seguir con su actividad laboral pese a las circunstancias y los riesgos.

Desde Ethicameat lo hacemos con un conocimiento pleno de lo que significa el trabajo en silencio y el esfuerzo y sacrificio personal que requieren ciertas profesiones. Desde este segundo plano, en la soledad del laboratorio y la investigación biotecnológica que nos ocupa, ponemos el foco en el papel decisivo que la ciencia juega también en esta batalla actual contra el covid-19. En nuestra empresa matriz Biotech Foods, el 90% de las tareas se desarrollan en el laboratorio. El proyecto de carne cultivada de Ethicameat se encuentra en un momento de desarrollo decisivo, por lo que el equipo debe seguir asistiendo a las instalaciones. Nuestros avances en la agricultura celular y la ingeniería de tejidos reportarán al conjunto de la sociedad, en un futuro próximo, beneficios intangibles frente al cambio climático, productos que favorecerán el bienestar animal y ventajas frente a futuras pandemias que puedan golpear a nuestra industria alimentaria. Y es que si hay algo que caracteriza al trabajo investigador es tratar de adelantarse a los tiempos y prevenir riesgos futuros.

Pero a la ciencia, que es sin duda una carrera de fondo muy exigente y de preparación continua, hay circunstancias excepcionales que la sitúan ante el enorme reto de lograr un récord. Una auténtica prueba de velocidad cuyo objetivo no es otro que dar con la fórmula para salvar vidas en el menor tiempo posible.

Por ello, una parte de nuestro aplauso va también cada día hacia todas las compañeras y compañeros del ámbito investigador y científico que están librando esta batalla contra la pandemia del coronavirus fuera de foco, en ese ‘confinamiento’ del laboratorio, entre ensayos clínicos, fármacos y fórmulas, con el único arma del estudio y el conocimiento… y bajo la presión de que sus resultados son la esperanza de supervivencia para el conjunto de la humanidad. Son el ejército de la ciencia contra el covid-19.

Decía la bióloga española Margarita Salas que “un país sin investigación es un país sin desarrollo”. Y es que los profesionales de la ciencia se enfrentan a obstáculos de distinta naturaleza en su día a día. Por un lado la falta de certeza de que su intenso trabajo alcance los resultados deseados y, por otro, la escasez de recursos e inversión destinada a la investigación que les acompaña desde el inicio de sus carreras académicas. La vocación científica asume el primero de ellos pero el segundo requiere del compromiso de toda la sociedad.

La investigación es uno de los campos que más sufre las crisis económicas y los recortes en el ámbito científico son un lastre importante, pero también remediable. Basta reforzar la inversión y, sobre todo, la confianza en el papel decisivo de la ciencia para superar emergencias globales como la que estamos viviendo. Porque es del conocimiento científico y del laboratorio donde salen vacunas que salvan vidas y proyectos innovadores que tratan de adelantarse a los tiempos… #EsteVirusLoParamosUnidos

Ethicameat, la carne cultivada de Biotech Foods que suma premios

Los fundadores de Biotech Foods, Iñigo Charola (izqda.) y Mercedes Vila (drcha.), recibiendo el Premio Expansión Start up.

Biotech Foods, la empresa matriz de Ethicameat, ha revolucionado el panorama emprendedor ‘agrotech’ apostando por la carne cultivada, un producto cárnico obtenido sin crueldad animal. El reto de crear una carne 100% natural sin maltrato animal ha tenido una cálida acogida por parte del sector emprendedor de nuestro país. La ecología y la biotecnología se han dado la mano en Ethicameat para satisfacer una demanda creciente y los reconocimientos obtenidos en este breve periodo de tiempo constatan que la carne cultivada es toda una revolución alimentaria.

El emprendimiento en España goza de buena salud, según los últimos datos facilitados por el Global Entrepreneurship Monitor, que desde 1999 analiza la Tasa de Actividad Emprendedora de forma global. Las cifras de emprendimiento en nuestro país crecen a un ritmo constante, convirtiendo a España en líder europeo en paridad de género en este ámbito, por delante incluso de países con gran tradición emprendedora como Alemania o Reino Unido.

En un contexto de optimización de la economía y exploración de nuevos mercados, la irrupción de Biotech Foods y su carne cultivada Ethicameat en el ecosistema empresarial ha supuesto una revolución en la manera de enfocar la alimentación. Las ventajas asociadas a su modelo productivo han despertado el interés de una sociedad cada vez más concienciada sobre los efectos del cambio climático.

En este sentido, Ethicameat no sólo representa una esperanza real a la posibilidad de comer carne 100% natural obtenida sin maltrato animal, sino que esa esperanza ha cristalizado en una gran acogida desde todos los sectores de la sociedad, algo de lo que nos sentimos especialmente orgullosos. El reconocimiento a la innovación y el emprendimiento recibido por parte de distintas entidades a lo largo de 2019 es sin duda uno de los mayores estímulos para seguir trabajando en alternativas al modelo alimentario actual.

Premios Emprendedor XXI, el inicio del camino

El año 2019 concluye con dos reconocimientos muy preciados para Biotech Foods en el ámbito del emprendimiento. Biotech Foods se ha alzado con el Premio Emprendedor XXI, una distinción entre los 55 participantes que optaban a este galardón en el ámbito del País Vasco.

Centrados en identificar, reconocer, y acompañar a las jóvenes empresas con mayor potencial de crecimiento, tanto en nuestro país como en Portugal, estos galardones impulsados por CaixaBank y co-otorgados por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, son ya toda una referencia en el ámbito de las ‘start up’ de ambos países.

Con una dotación económica de 5.000 euros y el acceso a un programa internacional de acompañamiento en Silicon Valley, los Premios Emprendedor XXI han dado a Biotech Foods la oportunidad de acelerar su proceso de crecimiento y convertirse en un referente en el sector ‘agrotech’.

Los fundadores de Biotech Foods, Mercedes Vila e Iñigo Charola, en los Premios Expansión Startup.

Premios EXPANSIÓN ‘Start up’, el reconocimiento del mundo de las finanzas

La primera edición de los Premios EXPANSIÓN ‘Start up’ ha irrumpido con un doble reconocimiento para Biotech Foods. Estos galardones, otorgados por el periódico económico EXPANSIÓN, premian a las compañías emergentes más innovadoras y que más impacto están teniendo en sus respectivos sectores. Frente a más de 200 ‘start up’ del país, Biotech Foods ha accedido a una doble nominación: agroalimentaria y ecológica, en línea con la filosofía de alimentación sostenible de Ethicameat, marca bajo la cual se comercializará la carne cultivada de Biotech Foods.

Biotech Foods ha obtenido eI I Premio EXPANSIÓN ‘Start up’ de ‘Alimentación y AgroTech’ ante un jurado altamente especializado en emprendimiento e innovación disruptiva. La búsqueda de un equilibrio entre una demanda cárnica creciente y unos recursos naturales escasos ha permitido a Biotech Foods ser distinguida como una de las ‘start up’ nacionales que ofrece soluciones innovadoras al sector de la industria agroalimentaria y la gastronomía. Este reconocimiento al carácter innovador y proyección internacional supone la confirmación de un sueño que empezó en 2017 en la cabeza de nuestra co-fundadora y CTO, Mercedes Vila, tras un trabajo de años para lograr una alternativa cárnica saludable, sostenible, nutritiva y con sabor español.

Ethicameat, la biotecnología al servicio de la ecología

Con estos reconocimientos a la labor de Biotech Foods se pone de manifiesto la importancia que el futuro de la alimentación tiene en nuestra sociedad. Si bien queda mucho camino por recorrer en este sector de la industria alimentaria, las expectativas son optimistas: hay mucho talento, mucha curiosidad y mucho interés por parte de los consumidores de alimentarse de una manera más respetuosa con el medio ambiente y los animales, un objetivo que forma parte del ADN de nuestra compañía. Estos galardones aportan una gran dosis de firmeza al camino escogido, un camino que supone un reto en muchos aspectos, pero, como decía Kennedy: «Elegimos hacer algo no porque sea fácil, sino porque es difícil”. Y en ese punto de la ecuación es donde radica el encanto.