¡Quiero ser agricultor celular!

El sector de la carne cultivada avanza a paso firme. Así lo demuestra el último informe realizado por The Good Food Institute centrado en el año 2020, un periodo en el que, a pesar de la coyuntura de crisis global, las inversiones, investigaciones y proyectos empresariales en torno a las proteínas alternativas han crecido notablemente.  

El informe ‘Estado de la industria de la carne cultivada 2020’ elaborado por The Good Food Institute que acaba de ver la luz recientemente ofrece un completo repaso de la evolución de las proteínas alternativas de origen animal mediante agricultura celular. El estudio detalla el panorama comercial, las inversiones, los avances normativos y los progresos científicos en el campo de la producción de carne cultivada, cuya extensión es rápida y constante en todas las regiones del mundo.

Muestra de ello son algunos de los datos más significativos recogidos en el documento:

  • Más de 70 empresas centradas en el desarrollo de proyectos, servicios o productos finales de carne cultivada estaban registradas oficialmente a finales de 2020, frente a las 55 contabilizadas en 2019.
  • Las empresas involucradas en el sector de la carne cultivada alcanzaron una inversión conjunta de 366 millones de dólares en el ejercicio 2020, casi seis veces superior a la cantidad invertida en 2019.
  • Alrededor de 15 tipos de carne cultivada están siendo elaborados por startups, incluyendo carne de vacuno, pollo, cerdo, camarones, pato, pescado blanco, salmón, atún, foie gras, cordero, canguro, caballo y esturión.

El año 2020 fue un año clave para el sector de la carne cultivada. La industria avanzó considerablemente en la ampliación de la tecnología, a través de asociaciones comerciales y creando un precedente normativo clave. Y parece que 2020 no es más que una antesala de los desarrollos en curso para 2021 y los próximos años.

En ello coinciden muchos de los expertos consultados por The Good Food Institute. Natalie Rubio, investigadora de New Harvest, cree que “la agricultura celular evolucionará hacia su propio campo de estudio y figurará como titulación en las universidades más importantes, con un plan de estudios propio”. En esta línea se atreve a predecir que pronto escucharemos en boca de las nuevas generaciones: ¡Quiero ser agricultor celular!

Inversión pública en carne cultivada

Otro de los aspectos en los que pone el foco el informe es en el apoyo del sector público. Para acortar el plazo de comercialización a gran escala de la carne cultivada, los gobiernos de todo el mundo deberían “dar prioridad a la investigación sobre la carne cultivada y crear un marco de apoyo para el desarrollo de esta industria fundamental”. El estudio señala que “la financiación pública de la carne cultivada mejoraría drásticamente la productividad de nuestro sistema alimentario y el crecimiento de nuestra economía”, siendo también “una palanca importante para diversificar nuestro suministro de alimentos, garantizando tanto la variedad como la seguridad”.

Una industria tan disruptiva como la de las proteínas alternativas requiere una fase inicial de I+D de alto riesgo y necesita cada vez más de producción, dos áreas en las que los gobiernos han desempeñado históricamente un papel importante. Así, los gobiernos han sido clave en el desarrollo de industrias de alta tecnología, como los semiconductores y la energía solar, y hay una gran oportunidad para hacer lo mismo en el sector de la carne cultivada.

En general y hasta el momento, la carne cultivada había carecido de financiación pública, pero 2020 dejó tras de sí las primeras noticias positivas y evidencias de que el sector público está dispuesto a invertir en el sector de la carne cultivada.

Organismos públicos en distintas partes del mundo están empezando a reconocer la importancia de apoyar la investigación y la comercialización de la carne cultivada. Así, el gobierno estadounidense, a través de una subvención de la Fundación Nacional de la Ciencia, concedió un total de 3,55 millones de dólares para la investigación de la carne cultivada de libre acceso. Esta subvención se concederá durante cinco años a un equipo de investigadores de la Universidad de California. La subvención no sólo es la mayor inversión del gobierno de EE.UU. en la investigación de la carne cultivada hasta la fecha sino que es la primera subvención para carne cultivada que el gobierno de EE.UU. concede a una universidad y no a una empresa.

En Japón, Integriculture obtuvo 2,2 millones de dólares del Ministerio de Economía, Comercio e Industria para ayudar a financiar una instalación a pequeña escala del sistema CulNet de la empresa.

Y, por supuesto, el informe destaca el caso de BioTech Foods, que liderando el consorcio Meat4All para el desarrollo de carne cultivada capaz de cubrirla demanda de proteínas sin sacrificio animal y menor impacto medioambiental, ha recibido una subvención de 3,2 millones de dólares a través del programa Horizonte 2020 de la Unión Europea.   En conclusión, un balance 2020 que permite pensar en la carne cultivada como una realidad y una alternativa sostenible cada vez más próxima y que pronto estará en nuestros menús.